Solo una noche…

04 de mayo de 2017

SOLO UNA NOCHE

No sé cual sea mi necesidad por buscar con quien pasar la noche, pero una noche como cualquier otra, me decidí a tocar tu puerta. Descaro o atrevimiento, jamás sabré que fue lo que me impulsó a tocar la puerta de un desconocido.

“Buenas noches, estás solo”, afirmé más que preguntar. Acto seguido me encontraba en un departamento ajeno compartiendo una cerveza y algunas palabras con un desconocido. No teníamos porque preguntar ni contestar demasiado, si teníamos a la noche como el fondo de nuestro encuentro. Una cosa llevó a la otra y una prenda quitó a la otra.

Era de esperarse, nuestros cuerpos se encontraban ya desnudos en tu sala; desde un principio fue mi intención. ¿Por qué lo hago?, a veces me pregunto. Encontrar el amor, creo que no es la razón; buscar esa efímera felicidad que produce una aventura nueva, quizá por eso fue.

No preguntes demasiado, pensaba a cada momento, solo teníamos esa noche, de eso éramos conscientes.

Una caricia lleva a la otra, así fue por horas; llegó el amanecer.

Desperté en una cama ajena, eso lo sé. Desconocidos que se vuelven en conocidos, ya no es de mi interés. “Vamos a desayunar”, dijiste; contesté que no.

Solo fue una noche, solo eso fue.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s