Que Seas Feliz

03 de octubre de 2016

QUE SEAS FELIZ

Sé feliz, es mi único deseo hacia ti. Sé feliz porque te lo mereces. Sé feliz aunque cometas errores, (¿quién soy yo para juzgarlos?). Sé feliz porque tienes la capacidad de serlo. Sé feliz, porque alguna vez me hiciste feliz.

No se si me perteneciste alguna vez, si yo te pertenecí o nos pertenecimos ambos, pero puedo decir que felicidad fue lo que sentía cuando estaba contigo. Dejé de querer estar junto a ti cuando noté que no eras feliz, aunque te desee toda la felicidad que mereces, jamás fue mi responsabilidad que lo fueras. Nunca voy a comprender las razones que te detuvieron a disfrutar por un momento tu vida, pero no fui ciego, bueno, lo fui por un breve tiempo.

Deseo que hagas todo lo que te genere esa sensación tan bella que es estar en paz y lleno de felicidad; me hubiera gustado que la sintieras a mi lado, pero hay realidades que no podemos cambiar, de hecho, ninguna realidad se puede modificar. Tuve que afrontar que no eras feliz junto a mi, por eso decidí marcharme. Aún habiéndome marchado y sabiendo que fue la mejor decisión, quise estar a tu lado; claro que no podía estarlo, porque te alejabas de una forma inevitable.

Por un momento creíste que estar junto a mí fue un error, no sé si aún lo creas, pero lo que si sé; es que para mi no lo fue. Poco fue el tiempo, eso lo tengo claro, pero mucha fue la felicidad que tuvimos o que pudimos tener juntos. No le doy más vueltas de las necesarias a dicho asunto, nos conocimos, estuvimos juntos el tiempo que debíamos estarlo; al menos eso me digo para estar más tranquilo.

Sé feliz, porque debes serlo. Sé feliz, porque jamás le deseo lo contrario a alguien que quise. Sé feliz porque ya lo has sido antes y sé que lo eres ahora.

Conmigo, sin mí, solo o con alguien más; sé feliz, que jamás te desearé lo contario.

Recuerdo tu sonrisa, esa sonrisa un poco torcida que al momento; me atrevo a usar el modismo al tiro, me dibujaba una igual. Esa sonrisa, que no recuerdo con exactitud la primera vez que la vi, por aquello debo culpar al alcohol. Esa sonrisa que me conquistó. Esa sonrisa que me obligó a quererte. Esa sonrisa, la cual me enseñó mucho de ti. Esa sonrisa… Si, esa sonrisa que alguna vez yo fui el que la dibujó en tu rostro. No voy a mentir, a veces extraño esa sonrisa.

Es por esa sonrisa, que debía irme de tu lado; porque ella dejó de aparecer en tu rostro. Me es imposible pensar que alguien que quiero no sea feliz a mi lado, es entonces cuando tomo la decisión de marcharme.

No sé si aunque sea un poco te hace feliz saber que estoy bien, no se ni siquiera si sabes de mi. No pienso hacer grandes gestos para que lo sepas, me basta con saber que estoy bien. Por mi parte, sigo con esa suerte tan cómica que de una forma o de otra, me permite enterarme que a quienes he querido son felices. Dicha o desgracia, no lo sé, pero si puedo decir que me genera un gusto enorme, saber que estás feliz.

Esa capacidad tan tuya de contagiar tu felicidad, no puedo negar que la extraño; que la busco en otros, pero pocos la tienen. Sé feliz, porque ya lo eres y lo seguirás siendo.

Que seas feliz, es un pensamiento que me cruza la mente muy a menudo. Que seas feliz, le pido al universo. Que seas feliz, solo o acompañado. Que seas feliz, porque así te recuerdo, porque así te pienso. Que seas feliz, porque es hermoso lo que te rodea. Que seas feliz, porque alguna vez intente que lo fueras, porque alguna vez creo que logré que así fuera.

Recuerdos, recuerdos que aún cruzan mi memoria; y a veces, solo a veces, me preguntó si cruzaran por la tuya. Recuerdos felices, fueron con los que decidí quedarme, son los que tengo; son los que perduran. Recuerdo, si lo recuerdo; esa felicidad que un tiempo me compartiste, me contagiaste.

Esa felicidad que me compartiste; se vio representada por lugares de algunas ciudades, una grande, la otra pequeña; por personas, quienes ya son amigos; por experiencias, que recuerdo con alegría. Esa felicidad tan nuestra, o quizá tan mía; tan efímera. Esa felicidad que me marco muy profundo, no sé si por ti o por lo que yo vivía. Esa felicidad, ahora la conservo en el baúl de los recuerdos, del pasado, de lo que alguna vez fue mío.

Que seas feliz, es mi único deseo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s